¿Se puede morir por un corazón roto?

9788417399450

Editorial: Sirio

Cuando la actriz Debbie Reynolds murió al día siguiente de morir su hija, Carrie Fisher, actriz que interpretó a la princesa Leia en La Guerra de las Galaxias, el mundo no dudó en atribuirlo a que tenía “el corazón roto”. Pero ¿qué pruebas hay de que fuera así? ¿Es cierto que las emociones y el sufrimiento afectan al corazón? ¿De verdad puede el amor, o el chocolate, curarnos las afecciones cardíacas? ¿Y cómo es que sabemos tanto sobre los ataques cardíacos de los hombres cuando en realidad estadísticamente resultan más letales los de las mujeres? La doctora Nikki Stamp, cirujana cardiotorácica, escribe sobre este asombroso órgano con verdadero entusiasmo y perspicacia, y nos ofrece en esta obra única, una exploración apasionante de sus procesos internos y de cómo las emociones y el estilo de vida pueden influir en cada latido.



Artículos relacionados